CURSO SOBRE VIOLENCIA EN LA INFANCIA EN CORDOBA

18 de abril de 2016



El Colegio de Enfermería organiza un curso para la detección precoz de la violencia en la infancia


El Colegio de Enfermería de Córdoba celebró la pasada semana en su aula de formación continua el curso de Atención de Enfermería ante la Violencia en la Infancia. La institución, que ha organizado esta actividad en colaboración con la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud, conoce la importancia de la labor de la enfermería en la detección de los casos de malos tratos y la necesidad de su colaboración para eliminar radicalmente y a tiempo cualquier tipo de violencia que puedan sufrir los menores.

Por ello, el objetivo primordial de este curso es concienciar a los profesionales de enfermería que lo han seguido de su responsabilidad a la hora de detectar precozmente y dar la alarma frente a todos y cada uno de los casos en los que las niñas y niños que acuden a su consulta pudieran estar sufriendo cualquier tipo de violencia, sea física, psíquica, sexual o derivada de alguna negligencia.

De preparar en la materia a las enfermeras inscritas al curso se ha encargado la docente Ana Isabel Gutiérrez Salegui, también psicóloga y Máster en Psicología Forense, que además dirige el proyecto Rara avis, destinado a padres de niños con discapacidad y enfermedades raras, y es autora en internet de la página http://www.adolesweb.org/.
  
Para Salegui, el curso de Atención de Enfermería ante la Violencia en la Infancia se ha enfocado precisamente a que “los profesionales asistentes aprendan a realizar la detección precoz en casos de violencia física, psíquica, sexual o de negligencia, con el fin de poner en marcha todos los mecanismos sanitarios, sociales y judiciales necesarios para hacer efectivos los derechos de los niños”.

Interesada por los contenidos acudió a esta actividad María Castro, enfermera de Urgencias y Cuidados Críticos, que considera que “esta formación nos sirve para tomar conciencia de la situación” y reflexiona que “a veces curas heridas a los pequeños y no te paras a pensar en la posibilidad de un mal trato”.

También en Urgencias trabaja normalmente la colegiada Nieves Ríos, donde explica que se pueden detectar con más facilidad los casos de violencia infantil, porque “suelen llegar con la agresión recién ocurrida”. No obstante, indica que a veces ven casos sospechosos en los que no tienen pruebas suficientes para poder certificarlos.

En este sentido, la docente del curso insiste en que “es fundamental aprender a reconocer los signos que indican malos tratos o abusos, dado que estos suelen ocurrir en el ámbito privado y son los sanitarios y los docentes los que tienen más oportunidad de detectarlos”. Del mismo modo, apunta que “también es fundamental concienciar de la necesidad de denunciar, aunque dichos signos sean leves, para facilitar la actuación de los servicios sociales y evitar que se agraven los casos”. La propia legislación española establece además que, todo aquel que en el ejercicio de su profesión tenga conocimiento de un delito, debe denunciarlo.

Preguntada por los signos que evidencian ante el sanitario los malos tratos en la infancia, Ana Isabel Gutiérrez concreta que “además de los signos físicos, como fracturas con distintos grados de evolución o hematomas en distintos momentos, encontramos conductas de hiperalerta en el niño, baja autoestima, niños tristes o con trastornos de conducta, alteración en la alimentación,…”. Según expone, “hay signos que se ven mejor en Atención Primaria y otros que se ven mejor en Urgencias. En los dos ámbitos se puede observar con facilidad, pero algunos signos son distintos, como el retraso en el desarrollo o niños con reacciones extrañas ante la exploración médica”.

Por otra parte, en el curso se ha hablado asimismo del síndrome de Münchausen, que es un gran desconocido dentro de los malos tratos infantiles, y del abuso sexual, uno de los mayores tabúes de nuestra sociedad.

ANA ISABEL GUTIERREZ SALEGUI EN LA HUIDA POR TRIBUNA DE SALAMANCA

16 de abril de 2016

08.04.2016 TRIBUNA

'La Huida' o ¿cómo escapar de la psicóloga salmantina Ana Gutiérrez?

 Ana Gutiérrez

A partir de este viernes, 8 de abril de 2016, comienza a emitirse en Canal #0 de Movistar+ el reality 'La Huida' en el que participan 15 ciudadanos que tendrán que esconderse del retrato robot de los rasgos de personalidad que esta 'cazadora' creará para encontrarlos.

"Bórrate, desaparece... Es tu única opción". Así, promociona canal #0 de Movistar+ el nuevo reality que tiene como protagonistas a fugitivos y cazadores y cuyo estreno tendrá lugar hoy, 8 de abril de 2016. La Huida es una especie de Gran Hermano pero llevado al extremo en el que 15 ciudadanos tendrán que esconderse y evitar ser atrapados durante 28 días por los cazadores.

Este último bando especializado en el rastreo de personas que han huido ponen en marcha todas las técnicas de rastreo posibles. Desde llamadas, seguimiento de cuentas bancarias, cámaras de seguridad, uso de cajeros, registro de domicilios, interrogatorios, etcétera. Todo vale si con ello pueden pillar a los fugitivos Además, una cámara siempre irá con ellos.

Entre los cazadores, se encuentra la salmantina 'adoptada', Ana Gutiérrez. Estudió en la Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca y pasó los "mejores" quince años de su vida aquí en la capital. Así, a partir de este viernes podremos verla en pantalla ejerciendo cómo mejor sabe hacer "realizando retratos robot de los rasgos de personalidad". Tal y como afirma, "a través de este docureality los espectadores van a poder conocer de primera mano y de forma pública lo que se hace en una investigación policial".

Nadie podrá escapar a sus análisis exhautivos a través de los hogares de los fugitivos, de sus familias y de sus redes sociales. Esto último, indica Gutiérrez, tiene sus pros y sus contras. "El perfil de Facebook es algo muy relevante a la hora de saber cómo puede llegar a actuar una persona, sus puntos débiles... Y bueno en casos reales la familia estaría colaborando, pero cómo es algo ficticeo, también juega en nuestra contra porque no sabemos si la información que se nos da es verdadera o falsa".

Además de Ana, la policía y diversos miembros de la inteligencia española les pisan los talones y utilizarán toda clase de técnicas para conseguir atraparlos. Pero ¿Conseguirán pasar desapercibidos?


Ana Gutiérrez durante el rodaje de 'La Huida'

Artículo original aquí

REPORTAJE SOBRE ABUSOS A MENORES EN NOTICIAS LA SEXTA

EL 20% DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA HA SUFRIDO ALGÚN ABUSO SEXUAL SIENDO MENOR

 

laSexta.com  |  Madrid  | Actualizado el 06/02/2016 a las 18:41 horas

Los dibujos de los niños, la herramienta fundamental para detectar casos de abusos
Los dibujos son la forma más utilizada por psicólogos y profesores para descubrir posibles casos de abusos a menores. "No es habitual que los niños utilicen colores negros, rojos...", afirma Ana Isabel Gutiérrez, psicóloga forense. Para detectar estos casos a tiempo, se han creado talleres preventivos para profesores de guardería.


Los dibujos de los niños, la herramienta fundamental para detectar casos de abusos a menores 
Video: laSexta.com

Se han creado talleres que explican a profesores de guardería cómo detectar posibles casos de abuso. No siempre hay síntomas claros pero hay algunas señales a las que se debe prestar atención.
"Pueden presentar malestar físco, estar ansiosos, tener conductas hipersexualizadas, conductas de rebeldía... Lo que es importante es escuchar a al niño que de repente te dice 'no quiero ir a tal sitio'", explica Pilar Polo, psicóloga.
Ante la sospecha, se procede a la evaluación psicológica. En el caso de los niños, una herramienta fundamental es el dibujo.
"Hay muchos dibujos que te indican claramente que algo está pasando: no es habitual que los niños utilicen colores negros, rojos... Lo normal es que utilicen un espectro cromático muy amplio", asegura Ana Isabel Gutiérrez Salegui, psicóloga forense y perito judicial.
La perito afirma que algunos dibujos no orientan "específicamente hacia un abuso" o un "maltrato" pero "otros son tremendamente específicos".
En uno de los ejemplos, un dibujo señala específicamente hacia una zona genital,  "una conducta que es de tocamiento". "Esto podría sugerir que esta niña está atada. ¿En qué parte de su imaginario ha aparecido esto?", afirma.
Se calcula que a los juzgados llega sólo una ínfima parte de los casos. Según los estudios, el 20% de la población española ha sufrido algún tipo de abuso sexual siendo menor de edad.