LA PERDIDA DE LA BELLEZA. EL DUELO DEL S. XXI

23 de noviembre de 2015



El duelo es la respuesta psicológica, emocional, fisiológica y conductual ante una pérdida. Cualquier pérdida.
Es evidente que los sentimientos de dolor o miedo ante la ausencia, los síntomas como el insomnio o la falta de apetito y las conductas como mirar constantemente las imágenes de lo que ahora nos falta, son secundarios a ese pensamiento que sigue al “nunca más…”

Conocemos mucho sobre el duelo tras un deceso, sobre el duelo tras una ruptura, sobre el duelo tras un diagnóstico irreversible…También sabemos que entre los afectados hay duelos normales y duelos patológicos. Uno de los aspectos más estudiados del duelo son sus fases, hay consenso en que no todas las personas atraviesan todas ellas y en que quedarse anclado en alguna, es una alarmante señal de que podemos encontrarnos ante un duelo complicado.

Negación, negociación, rabia y aceptación.
El difícil camino para asimilar una pérdida y llegar a mirar hacia delante sin dolor por lo que ya está sólo en el recuerdo pasa por esas fases.
Siempre ha habido duelos normales y duelos que se complicaban, hasta llegar incluso, a causar la enfermedad del doliente.

Pero ahora, miro a mi alrededor y veo una absurda y terrible epidemia de duelos enfermizos, amparada por la sociedad y rodeada de buitres que, con avaros ojos, sobrevuelan a aquellos que la padecen.
Incluso en ocasiones, más allá de lo comprensible, quienes sufren no han perdido aún aquello por lo que se lamentan. Absurdamente han sido convencidos de ello por los mismo buitres que se alimentarán de su angustia, su miedo y sus deseos.

Hablo del duelo por la belleza. De la errónea concepción de que sólo es bello lo nuevo, el aspecto adolescente, la apariencia juvenil, de la angustia de quienes se niegan a perderla y en una negación patológica hacen lo imposible por parecer a toda costa jóvenes.

Carentes de criterio y de valores comienzan una carrera en la que acabarán perdiendo su dinero, su salud, y en algunas ocasiones incluso su vida. Siempre un paso más allá, dietas, ejercicios extenuantes, cirugía….la imposibilidad de atravesar el duelo, aplaudida por hordas de intereses comerciales, acaba creando momias infelices atrapadas en un proyecto imposible: Parecer eternamente jóvenes.

Dedicado a Elisabeth Bathory.

0 comentarios: