LA SALUD NUTRICIONAL DEL NIÑO ADOPTADO EN CHINA

30 de diciembre de 2005

Publicado en Postadopción.com

Picture Collection of Intercountry Adoption in China
El equipo técnico del Instituto Tena pretende hacer llegar una herramienta más de ayuda para quienes se enfrentan a la tarea de estrenarse como padres adoptivos de un menor de origen chino. Quizás tengan hijos, quizás sea éste el primero, en ambos casos la situación es igual, ya que el niño que se incorpora a la familia tendrá posiblemente unos problemas a los que los padres no se han tenido que enfrentar antes y que conviene solventar de la mejor manera posible.

Nos referimos en este momento a los potenciales problemas de salud que presenta el niño en el momento de la adopción. Los miedos y las inquietudes de los futuros adoptantes están relacionados en su mayoría con este tema.

Uno de los problemas que suelen padecer los niños provenientes de orfanatos de países en vías de desarrollo es la malnutrición, y ésta, si no se corrige correctamente, puede desembocar en problemas mucho más graves.

PROBLEMAS DE SALUD MÁS COMUNES

Normalmente, cuando se envía la asignación del menor, ésta viene acompañada de dos o tres fotografías y un certificado médico (en inglés y en chino) en el que consta:

- Nombre
-  Edad
- Orfanato y provincia a la que pertenece
- Peso y talla
- Otros datos médicos

Los datos referentes al peso y la talla pueden no estar actualizados y lo mismo ocurre con los datos médicos. Además, deben ser bien analizados, ya que por ejemplo se ha observado por algunos pediatras una alta frecuencia de problemas con las vacunas (por mala conservación o caducidad) y, a pesar de constar que los niños están vacunados, no se encuentran inmunizados contra las enfermedades.

Entre los problemas de salud más comunes detectados están los que se exponen a continuación, pero antes de generalizar hay que tener en cuenta en la valoración las posibles condiciones de vida del niño: no es lo mismo si procede de una familia o de un orfanato, condiciones higiénicas y sanitarias del entorno de origen, la nutrición que haya tenido hasta el momento de la adopción, la atención médica o ausencia de la misma, las enfermedades propias de la zona de procedencia del menor, etc.

Enfermedades más habituales:

- Malnutrición y retraso del crecimiento. Anemia.
- Retraso global del desarrollo (motor, cognitivo, lenguaje, adaptación social, . . . ).
- Infecciones: Parasitosis intestinal y Giardia, tuberculosis, hepatitis B, hepatitis C, sífilis, VIH.
- Intoxicación por plomo.
- Otros: problemas urinarios, trastornos sensoriales, problemas tiroideos.
- Patología aguda: eczemas y rash, sarna, infecciones respiratorias, otitis.

La mayoría de los problemas anteriores mejorarán con un tratamiento y una buena alimentación. Casi todos, desde el sistema inmunitario, que les hace más susceptibles a padecer infecciones, hasta los problemas de visión que pueden aparecer, mejorarán notablemente cuando el niño haya normalizado su alimentación.

LA MALNUTRICIÓN

En China, la mayoría de los niños son acogidos en los primeros días de su vida, por ello de muchos niños se desconoce todo acerca de los progenitores. Los cuidados prenatales recibidos pueden ser mínimos, la alimentación del feto puede haber sido insuficiente por una mala alimentación de la  madre. Posteriormente en algunos orfanatos la alimentación puede ser de baja calidad e insuficiente cantidad.

En general, los niños suelen estar malnutridos por negligencia o por falta de recursos económicos, alimentación poco variada y sus propias condiciones de vida; la deprivación afectivo-emocional también conlleva retraso del crecimiento.

Por tal consecuencia, los bebés que empiezan a andar suelen tener menor talla. El cuerpo reduce su crecimiento cuando la alimentación no es buena para conservar energía que se necesita para satisfacer las necesidades básicas del organismo.

Los signos físicos que acompañan a la desnutrición son:

- Déficit del peso y de la estatura que se espera para la edad
- Atrofia muscular (se observa un desarrollo inadecuado de los músculos)
- Retardo en la pubertad

Los signos psicológicos que siempre encontramos en la desnutrición son:

- Alteración en el desarrollo del lenguaje
- Alteración en el desarrollo motor 
- Y alteración en el desarrollo del comportamiento (irritabilidad, indiferencia u hostilidad)

Los niños que proceden de un orfanato chino pueden tener un grado variable de desnutrición, talla baja y retraso del desarrollo motor.

La evaluación del niño debe hacerse ateniéndose a una tabla de crecimiento chino. Hay tablas disponibles en www.fwcc.org/growthchart.html.  

El bajo valor nutritivo de la alimentación y la poca exposición al sol conduce a un déficit de Vitamina D y calcio llamada raquitismo.

Los niños chinos con antecedentes de raquitismo y desnutrición pueden tener dañada la dentición primaria. También puede estar retrasada la aparición de los dientes. En ocasiones los dientes salen de golpe cuando los niños reciben los alimentos necesarios durante los primeros meses tras la adopción. Los dientes de leche que ya existen pueden presentar daños en el esmalte por los alimentos azucarados y la falta de una alimentación adecuada

La anemia es un problema habitual en niños adoptados; sobre todo, la anemia ferropénica (causada por falta de hierro) derivada de una nutrición inadecuada.

Esta anemia puede ser una de las causas de que el crecimiento del niño no sea el esperado para la edad, también puede provocar trastornos del desarrollo y del aprendizaje; pero se soluciona fácilmente con una buena nutrición, y en ocasiones con suplementos de hierro, siempre bajo prescripción pediátrica.

Debe tenerse en cuenta que lo normal es que cuando nutramos y alimentemos correctamente a nuestra hija adoptada, se produzca un catch-up, primero se normaliza el peso y posteriormente la talla. Si esto no ocurriera en los primeros seis meses tras la adopción, se investigaría la existencia de otros problemas.

Otra consecuencia de una mala alimentación es el mal estado de la piel. La aparición de eccemas y sarna. Las mejillas aparecen irritadas, rojas, con un aspecto seco o áspero, el resto del cuerpo puede pelarse y presentar trozos secos y con escamas. Generalmente se observan fisuras en los párpados, labios y en los pliegues de codos y rodillas.

Los factores implicados son dos, la costumbre china de tener a los niños bajo varias capas de ropa puede favorecer la aparición de zonas húmedas, la mala nutrición de piel y una incorrecta higiene. Por lo tanto es fácil que se favorezca involuntariamente la aparición de hongos y eccemas. Pero no es importante, la sarna se combate con un tratamiento médico eficaz y el resto de los problemas con una adecuada higiene, alimentación y ventilación de la piel.

Si existe una desnutrición severa el niño tendrá los dedos de las manos y los pies muy fríos y azulados. Véase: www.parolecon.com/historiashumanas.

LA REALIMENTACIÓN

Es normal que ante un niño desnutrido nuestro primer impulso sea darle mucha comida. Es un grave error que además puede tener consecuencias muy negativas para su salud. La realimentación debe ser progresiva, realizada con mucho cuidado y teniendo en todo momento en cuenta los patrones alimenticios previos del niño.

Síndrome de realimentación: son alteraciones electrolíticas, metabólicas y cardíacas secundarias a una desnutrición y a una alimentación realizada de forma brusca; puede provocar edemas, dolor abdominal, estreñimiento o diarrea, deshidratación provocada por la diarrea, etc.

Para evitar esto es fundamental seguir unas reglas básicas. Por ello, lo primero será informarnos de la alimentación previa del niño, como por ejemplo:

- Tipo de comida, cantidad y formas de preparación
- Modo en que se ingiere, con cubiertos (por lo tanto hay masticación más o menos correcta) o a través de biberón.
- Horario de comidas ( y de sueño)

En segundo lugar, debe tenerse en cuenta que por lo general la alimentación en los orfanatos está basada en una formula parecida a las leches maternizadas muy diluidas que se espesa con cereales de arroz o productos similares, en niños más mayores se introducen los huevos hervidos y el arroz cocido.

La comida se le suele dar a los niños de forma rápida, normalmente con poca o nula estimulación afectiva y los niños se acostumbran a tragar rápidamente la papilla de consistencia semi-líquida.

Para facilitar la alimentación es conveniente que nos llevemos a China un par de biberones, tazas con tetina de doble asa, etc. No importa la edad que tenga el niño ya que en orfanatos donde el número de niños es muy grande la alimentación con biberón se mantiene hasta muy tarde, por lo general.

La poca variedad en la dieta y las condiciones en las que se come (uso prolongado del biberón para facilitar la alimentación de varios niños a la vez) provocarán posteriormente en el niño dificultades en la deglución, el niño no sabe masticar o lo hace mal y los alimentos sólidos le causan problemas, también hay mala aceptación de texturas diferentes en el período de adaptación; esta aversión se combate introduciendo pacientemente las nuevas texturas y sabores.

Si introducimos muchos alimentos nuevos de forma precoz podemos inducir a problemas de intolerancia o alergia alimentaria.

En China debemos tener en cuenta que hay un problema muy generalizado, más del 80% de la población padece cierto grado de intolerancia a la lactosa. Tras tomar leche aparece diarrea acuosa, normalmente aparece acompañado de distensión abdominal, flatulencia y dolor de tipo cólico (retortijón). En los lactantes y niños de corta edad la diarrea puede conducir a una deshidratación. Si hemos dado al niño algún derivado lácteo debemos retirar estos productos de la dieta. Existen en el mercado varias fórmulas para niños que no contienen lactosa, sería conveniente llevárnoslas a China.

Algunos niños que reaccionan ante la leche no lo hacen ante el yogurt que suele ser mejor tolerado; no obstante, si en el orfanato no tomaba estos productos es mejor esperar a introducirlos en España, donde en caso de que aparezcan los problemas podremos recurrir a un pediatra de confianza.

PAUTAS PARA REALIMENTAR

Para los adoptantes, se dan una serie de pautas para la realimentación de sus futuros hijos, a fin de que se lleven a cabo los primeros contactos de forma racional y con el asesoramiento profesional adecuado. Se les aconseja, entre otros cuidados que:

1. Durante las primeras semanas se deben mantener las texturas a las que está acostumbrado el niño y poco a poco ir introduciendo las nuevas, gradualmente, de textura semi-líquida a puré, introducir pedazos de alimentos sólidos pero blanditos, posteriormente alimentos de fácil masticación (siempre atentos a que no se atragante) hasta llegar a los alimentos sólidos.

2. Deben introducir los alimentos poco a poco, los sabores nuevos y muy diferentes pueden provocar rechazo en el niño, además de provocarle alergias alimentarias, ir incorporándolos despacio y gradualmente.

3. El incremento de la cantidad de comida también debe hacerse de forma progresiva, el niño no está acostumbrado a comer tanto, y obligarle puede provocar problemas graves. Algunos niños, con el tiempo, dan muestras de voracidad. También se debe ser firme, las cantidades lógicas, la obesidad infantil también puede ser muy perniciosa.

4. Respetar los horarios de comida que tenía en el orfanato e ir modificándolos poco a poco hasta su adaptación a las costumbres de las familias españolas.

5. Si el niño no la ha tomado antes, aplazar la introducción de la leche hasta el regreso a España, y siempre atentos a los síntomas que pueden aparecer.

6. Si durante nuestra estancia en China el niño sufriera diarrea hay que poner nuestra atención en que no se deshidrate, existen sobres de suero para diluir en agua y hacer una rehidratación oral. Consultar antes con un experto o un pediatra sobre cuál es la mejor y la forma de administración. Se deben llevar pastillas potabilizadoras para asegurarnos de la calidad del agua en función de donde nos encontremos.

7. Durante la estancia en China es conveniente llevar un cuaderno donde apuntar lo que se le da a ingerir al niño, si aparece diarrea o síntomas de intolerancia podremos detectar con facilidad el alimento responsable y será una información muy valiosa a la hora de hacer la valoración nutricional y las pautas de alimentación cuando consultemos con un experto.

8. Si el niño es mayor es probable que aparezcan síntomas de voracidad, hay que tener firmeza, llegará un momento en que se regule solo, hacerle respetar los horarios de comidas e impedirle que tenga acceso libre a los alimentos, la costumbre de “visitar el frigorífico” es tremendamente perjudicial dando lugar al “Síndrome del caos alimentario”.

9. Se debe tener mucha paciencia durante la alimentación y dosis sobrantes de cariño, tan importante son para el desarrollo integral del niño los alimentos en sí como la estimulación durante la alimentación: los besos, los abrazos, las canciones, las caricias... son fundamentales para la recuperación completa.

PARTICIPACIÓN EN LAS III JORNADAS DE TRASTORNOS ALIMENTARIOS EN CASTILLA Y LEÓN

17 de mayo de 2005

Publicado en La Gaceta de Salamanca, 15.05.05

Sanidad. Colegio Profesional de Enfermería

ÉXITO DE PARTICIPACIÓN EN LAS III JORNADAS DE TRASTORNOS ALIMENTARIOS EN LA REGIÓN

E.S.H.

Las III Jornadas de Trastornos Alimentarios de Castilla y León finalizaron ayer con un gran número de asistentes. 

A primera hora de la mañana, la psicóloga clínica Ana Isabel Gutiérrez presentó un proyecto de atención integral cuyos objetivos principales serán la detección precoz de esta enfermedad y la elaboración de un tratamiento eficaz. 

Tras un pequeño descanso, tuvgo lugar la mesa redonda "Importancia de la coordinación de los profesionales implicados". La directora del Instituto de Conducta Alimentaria, Montserrat Sánchez Povedano, fue la encargada de clausurar las jornadas.

PRESENTACIÓN DE ENCUESTA EN ATENCIÓN PRIMARIA SOBRE TRASTORNOS ALIMENTARIOS

16 de mayo de 2005

Publicado en El Adelanto de Salamanca, 15.05.05


Encuesta en los equipos de Atención Primaria sobre los trastornos alimentarios

ESCASO CONOCIMIENTO MÉDICO DEL PROTOCOLO CONTRA LA ANOREXIA
  • Más de la mitad del personal ha atendido entre 1 y 5 casos en un año
  • Piden un abordaje "claro, coordinado y especializado" de estas enfermedades
Olga Prieto. Salamanca. 

Ocho de cada diez médicos de Atención Primaria de la capital admiten que no conocen los protocolos establecidos para el tratamiento y los cuidados de Enfermería que precisan los paciente de anorexia y bulimia. Asi lo pone de manifiesto una encuesta realizada por la Asociación de Afectados por Trastornos Alimentarios de Salamanca (ASTRA), que ayer clausuró las terceras jornadas regionales dedicadas a estas patologías. 

Como explicó Ana Isabel Gutiérrez Salegui, psicóloga y colaboradora de la agrupación, aunque el estudio no tiene validez científica o estadística, porque se limita a recoger datos cuantitativos, los resultados son significativos, porque "las respuestas son reales" y ofrecen una idea de la situación actual en Salamanca. 

De este modo, durante el trabajo se enviaron 648 encuestas a todos los profesionales de los equipos de salud, incluyendo médicos, pediatrias, enfermeros y trabajadores sociales. "Sólo devolvió el cuestionario uno de cada tres trabajadores de Atención Primaria, y no sabemos si esto se debe a una cuestión de saturación laboral o a que están poco motivados en relación a los trastornos de la alimentación", indicó la especialista. 

Respecto al escaso conocimiento reconocido por los facultativos de la capital sobre los protocolos elaborados para el abordaje de estas enfermedades, Gutiérrez Salegui señaló que desde ASTRA "agradecemos la honradez de las respuestas, que nos hace reiterar la necesidad de facilitar información y formación a los sanitarios, entre otras cosas porque ellos mismos lo demandan". En el estudio también se refleja la importante prevalencia de los trastornos alimentarios, ya que el 56 % de los encuestados ha señalado que en el último año ha observado entre uno y cinco casos en sus consultas. "Entonces, ¿qué han visto los 400 que no han contestado al cuestionario?", se pregunta la psicóloga, quien insistió en la necesidad de conseguir "un abordaje claro, coordinado y especializado" de la anorexia y la bulimia. 

"La detección precoz es el mejor factor de curación de estos trastornos, y por eso necesitamos una red asistecial efectiva, aprovechando de forma adecuada los recursos que hay y, sobre todo, en base a la formación, aunque no nos podamos plantar los 'lujos' de dotación que existen en Cataluña", destacó. En este sentido, Ana Isabel Gutiérrez se refirió a lo esencial de un plan de hospitalización integral que incluya un hospital de día coordinado con una unidad de hospitalización específica". 

PARTE DE LOS SANITARIOS CREE QUE HAY CAUSAS EDUCACIONALES

Ana Isabel Gutiérrez indicó ayer que el estudio ha arrojado algunos resultados sorprendentes, como el que se refiere a la opinión de los profesionales de Atención Primaria sobre las causas de estos trastornos. "Consideramos muy bueno que el 70 % de quienes han contestado el cuestionario considere muy graves estas enfermedades, pero hemos observado que el 35 % piensa que se trata de un problema educacional", explicó la psicóloga. A este respecto añadió: "Esto quiere decir que 70 de los 210 trabajadores que han respondido dicen que parte de la responsabilidad es de las familias. Pero entonces, ¿por qué de cuatro hermanos sólo enferma uno, si se supone que han recibido la misma educación? Estos datos demuestran poca sensibilización, porque la anorexia y la bulimia son patologías multicausales, y si los padres reciben estas respuestas en las consultas, perciben que una parte de la culpa es suya". 

Tras remitir las encuestas a los equipos de salud, ASTRA comprobó que sólo fueron devueltos 210 de los 648 cuestionarios enviados. "El colectivo que más se ha implicado ha sido el de los trabajadores sociales, en elque ha respondido el 50 %; los médicos y los enfermeros lo han hecho en un 30 %, pero llama la atención el escaso 6 % de los pediatras", aclaró la especialista, quien considera que las jornadas de ASTRA han servido para avanzar en la denuncia de la actual situación deficitaria.

PRESENTACIÓN DE LAS III JORNADAS DE TRASTORNOS ALIMENTARIOS

10 de mayo de 2005

Publicado en El Adelanto, 10.05.05


PRESENTACIÓN DE LAS III JORNADAS DE TRASTORNOS ALIMENTARIOS

EL 10 % DE LOS AFECTADOS POR ANOREXIA O BULIMIA PUEDE MORIR
  • Uno de cada 10 adolescentes y jóvenes padece estos problemas
  • La asociación exige una unidad de tratamiento específica

O. Prieto. Salamanca

Los trastornos de la alimentación constituyen la tercera causa de muerte entre los adolescentes y jóvenes, por detrás de los accidentes y del consumo de drogas. Además, se situan en el primer lugar de las enfermedades mentales con más riesgo de mortalidad, por delante, incluso, de la depresión. La psicóloga Ana Gutiérrez expuso ayer así la gravedad de estas patologías, que pueden llegar a afectar a uno de cada diez niños.

"El 30 % de los pacientes va a cronificar el trastorno y, de ellos, el 10 % está en riesgo de fallecer", indicó la especialista, que colabora con la Asociación de Afectados por Trastornos Alimentarios de Salamanca (ASTRA), y que señaló que el fallo cardiaco y el suicidio son los principales motivos por los que se producen estas muertes. 

Para llamar la atención sobre la importancia de estas enfermedades, principalmente la anorexia y la bulimia, la agrupación ha organizado los días 13 y 14 en el Colegio de Enfermería una nueva edición de sus jornadas regionales, durante las que las familias exigirán de nuevo que se proporcione a los afectados una asistencia integral, que hoy es "deficitaria". 

A este respecto, la presidenta de ASTRA, María Rosa García Vale, expuso "el dolor tan intenso que sufren los familiares y los enfermos" cuando un hogar "de paz y tranquilidad se convierte en un infierno, y surge la sensación de impotencia, de caos, de sentirte incomprendido y perdido, porque ves que tu hijo se muere y no puedes hacer nada". 

Por ello, la asociación demanda desde hace año a la Administración "una atención sanitaria integral subvencionada por el sistema público de salud", en la que consideran fundamental la creación de una unidad específica de diagnóstico y tratamiento -espera "que este año sea una realidad en Salamanca"- "con una cantidad adecuada de profesionales especializados y protocolos de actuación". 

Asimismo, la psicóloga y la presidenta de la entidad pidieron un hospital de día para el tratamiento ambulatorio de los enfermos, y lamentaron que la falta de formación esté generando que algunos médicos "no quieran atender estos casos". 

Por su parte, la presidenta del Colegio de Enfermería, Carmen Sánchez Macarro, explicó que hoy comenzará un curso dirigido a enfermeros, paralelo a las jornadas, durante las que también se realizará un taller de comunicación entre padres e hijos, y que será impartido por los prestigiosos profesores del Instituto de la Conducta Alimentaria de Cataluña.

+ DATOS
SIGNOS DE ALERTA
  • Los especialistas están comenzando a recibir afectados de hasta 9 años, en los que las secuelas pueden ser "muy graves". Entre los signos que puedan hacer sospechar la existencia de un trastorno alimentario, Ana Gutiérrez destaca la pérdida de peso en el caso de la anorexia y los "atracones" a escondidas en la bulimia.
  • "Les cambia el carácter, se vuelven contestones y más aislados; hacen cosas con la comida, como cortarla en trocitos o rasparla; tienen frío constante, sobre todo en las manos y los pies, y comienzan a poner excusas para evitar actos sociales relacionados con la comida", añade la especialista.

ENTREVISTA SOBRE TRASTORNOS ALIMENTARIOS EN LA VOZ DE GALICIA

19 de abril de 2005

Publicado en La Voz de Galicia, 18.04.05

 "HAY MÁS ANOREXIA Y BULIMIA, Y A UNA EDAD MÁS TEMPRANA"


Ésta y otras profesionales están impartiendo charlas en los institutos de la ciudad, dentro de la campaña "Non só comas, aliméntate"

B. Lázare. Lugo.

Las campañas de concienciación desarrolladas hasta ahora sobre la anorexia y la bulimia, lejos de hacer mella en los jóvenes, se están mostrando ineficaces, porque este grave problema está en aumento. Pero tampoco hacen mella en los diseñadores de ropa y demás sectores económicos, que siguen haciendo grandes negocios a costa de la salud, e incluso de la vida, de personas de muy corta edad, según señala Ana Isabel Gutiérrez, psicóloga que, junto con la enfermera Isabel Casal y otros especialistas, dan charlas en siete institutos y colegios de la ciudad, organizadas por el Concello de Lugo.

-Las iniciativas para combatirlo consiguen reducir este problema entre los adolescentes?
-No. Cada vez hay más anorexia y bulimia, y a una edad más temprana. La relación es de nueve niñas por cada niño, pero entre éstos están aumentando los casos, y en las niñas bajó la edad de inicio de los doce a los nueve años.

-¿A qué es debido?
-Las niñas entran antes en la adolescencia, se maquillan e imitan las actitudes de las mayores.

-¿Es más difícil tratar la anorexia o la bulimia?
-Las dos son difíciles, pero depende del tiempo que esa persona lleve con el problema y de aspectos como conflictos familiares de fondo, la personalidad y también la actitud de los padres, que a menudo quieren hijos perfectos y les exigen mucho, a pesar de que ellos no alcanzan ese nivel o esas características físicas.

-A estas alturas todos somos conscientes de la gravedad del problema menos quiénes lo sufren.
-El problema es que hay cinco voces luchando en favor de la prevención y 5.000 que les están diciendo: "adelgaza". Es un problema de aplastamiento por parte de la industria de la delgadez, que se aprovecha de un negocio muy grande que hay detrás.

-¿Hay un doble discurso por parte de los diseñadores de ropa, publicistas y de otros sectores?
-Creo que sí. Hubo un compromiso de no hacer tallas menores de la 38, pero la saltaron cambiándolas y creando un caos.

REPORTAJE EN TELEMADRID SOBRE CURSO DE VIOLENCIA DE GÉNERO EN GETAFE

10 de marzo de 2005

El programa Madrid Directo de Telemadrid dedicó un reportaje al proyecto piloto de validación e implantación del Protocolo  Enfermería ante la violencia de género en el Hospital Universitario de Getafe.

El curso para el personal, con una duración de ciento sesenta horas, se imparte en Getafe entre febrero y abril de 2005 por la Escuela de Ciencias de la Salud de la Organización Colegial de Enfermería, centro adscrito a la Universidad Complutense de Madrid. La psicóloga Ana Isabel Gutiérrez Salegui es una de las docentes, coautora del Protocolo y autora de los manuales formativos.